Si la anulación del pedido llega antes de 24 horas, el cliente no tendrá ningún gasto.

En el caso de una anulación después de la salida del pedido, el cliente se hará cargo de los gastos de envío, así como de los gastos de la devolución de ese mismo pedido.